TMO: “NOS REINVENTAMOS PARA ADAPTARNOS A LAS EXIGENCIAS DEL MERCADO”

Voz serena y mirada tranquila, propia de quienes saben bien hacia dónde van,  enfocado y concreto, son algunas características que podrían describir al director de la agencia de Comunicaciones Integradas de Mercadeo TMO (también conocida como The Media Office): Camilo Provenzali, quien además de compartir su visión como empresario y consultor de comunicaciones, enumeró desde su experiencia, los “Imperdibles ComuniCorpo“.

Marcas que evolucionan

La empresa recién modificó su nombre por tres siglas: TMO. “Hoy día las tendencias indican que cuando estás posicionado en un mercado, debes simplificar tu nombre y ser reconocido por un icono o inicial. Al testear con nuestros clientes, proveedores y públicos internos, pasar de The Media Office a TMO parecía ser algo apetecible, que nos refrescaba, iba con las tendencias en el mundo y que también podía ser muy interesante para nuestros clientes, a quienes nos debemos”, explicó.

Sin embargo, la agencia nació como Sinergia Comunicación de Eventos en 1999 y luego se convirtió en The Music Office. En esta primera etapa ofrecían PR, comunicaciones y se promocionaban a sí mismos a través de eventos en los que demostraban su trabajo, estrategia que, gracias al éxito de proyectos como Buda Bar Caracas y Hotel Costes, los posicionó en el mercado desde el 2002 hasta el 2006.

“Nos dimos cuenta de que no solo hacíamos eventos y espectáculos, también hacíamos PR y comunicaciones. Finalmente decidimos llamarnos The Media Office, nombre que reúne y unifica todos los conceptos que manejamos a través de la empresa”.

“Curvas empresariales” ¿Cómo aprovecharlas?

El dinámico mundo de las comunicaciones corporativas hace necesaria la constante reinvención de las agencias e incluso, de quienes las representan, como asegura Provenzali “al final las agencias terminan siendo el reflejo de sus dueños”.

Como en toda empresa, recorrer las curvas de la montaña rusa hacia el éxito es inevitable, para TMO una de estas curvas fue el declive del año 2008. “Cuando una empresa empieza a bajar no quiere decir que está mal, significa que comienza a existir una necesidad de reinventarse”.

Para lograrlo, el empresario se fue a estudiar a Estados Unidos y regresó en el 2011, año en el que, junto con sus socios Miguel Sogbi e Inti Soto, inició la reingeniería de la empresa. “Debíamos repensar cómo evolucionar en un mercado que tiene buenos competidores y que a la vez es complejo por los altibajos de la economía del país”.

Como resultado, además de cambiar su nombre a TMO, se convirtieron en una “red interconectada de servicios de comunicación” con unidades de negocios independientes en las áreas de comunicaciones, PR, “PR Digital” (marca que definen como propia), BTL y eventos, con el fin de ofrecer a sus clientes la posibilidad de aprovechar la ”hiperconectividad” del mundo actual y de tomar en cuenta todas las audiencias que pueden posicionar sus mensajes.

#Imperdibles ComuniCorpo con Camilo Provenzali:

1- Ser inquieto: ”siempre buscar, leer, investigar, seguir las últimas tendencias y lo que está sucediendo a nuestro alrededor”.

2- Estimular el liderazgo interno y externo: Trazarnos metas sumamente altas para superar nuestras propias expectativas, es importante exigirnos más de lo que los clientes nos exigen a nosotros. Igualmente, aconsejó no “enchinchorrarse” esperando a que lleguen los “picos” de trabajos con los clientes, ya que esto promueve el mal servicio y la imposibilidad de aprovechar oportunidades comunicacionales con los mismos.

Es primordial empoderar al personal, dejar que haga, que se forme, que tenga sus éxitos y sus fracasos y, a su vez, permitir que los mismos también sean parte de la formación interna y del crecimiento de la empresa.

3- Mantener el foco de “empresario – consultor”: nunca perder la perspectiva de combinar ambos roles. Como empresarios somos responsables de velar por la rentabilidad de la organización y de proveer sueldos justos al personal y como comunicadoes, debemos prestar nuestros servicios y pensar como consultores.

4- Definir el tipo de clientes con los que se quiere trabajar: saber qué tipo de clientes quieres tener. Nuestro foco en TMO son los “clientes corporativos”. Con ellos las reglas están bien claras siempre, porque entienden y tienen conocimiento de la labor de una agencia de PR. Cuando se trabaja con clientes que no saben, se crean altas expectativas que al final se caen y además hay que formarlos.

5- Clientes,  la razón de ser de las empresas: Definitivamente hay unos con los haces buenos negocios, algunos más reconocidos que otros; pero al final debemos ofrecerles y dedicarles nuestra atención y creatividad a todos por igual, en TMO lo hacemos porque esa es nuestra marca de fábrica, hacer lo contrario iría en contra de nuestra filosofía.

Finalmente, Provenzali opinó que aún existe una gran oportunidad de aprendizaje con respecto a las empresas de comunicaciones corporativas locales. “No me atrevería a decir que somos un mercado maduro aún. Hemos aprendido muchísimo, hemos crecido como país y hoy día hay grandes empresas de comunicaciones consolidadas en Venezuela, pero todavía nos falta mucho. Es sumamente importante pensar siempre en seguir creciendo, en seguir investigando y en continuar incorporando servicios innovadores en nuestra oferta”.

Noelí Guerreo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: