Seis pasos para el éxito de una estrategia de contenidos en redes sociales

Captura de pantalla 2016-06-22 a las 15.14.45

Hoy en día, todas las empresas, grandes, medianas y pequeñas, quieren tener presencia digital y, por supuesto, piensan en hacerlo a través de perfiles en redes sociales para generar engagement con su comunidad. La cuestión es que no todas saben cómo lanzarse al mundo del social media y, más aún, no todas saben definir haciendo qué y por qué.

MediaSocial.es se ha propuesto definir los que serían los pasos clave para desarrollar una estrategia de contenidos exitosa en medios sociales.

¡Trata de no saltarte ninguno!

1. ¿De dónde partimos?

Pues sí, antes de ponernos a lo loco a crear perfiles en las distintas plataformas o a compartir contenidos a diestro y siniestro en los que ya tenemos, debemos llevar a cabo una labor de análisis. Es fundamental ser minuciosos para tener muy en cuenta las fortalezas y debilidades de nuestra empresa, de nuestros servicios, de nuestros productos… En definitiva, de todo aquello que conforma nuestra marca y a lo que tengamos pensado darle difusión a través de los social media para conocer perfecta y detalladamente qué nos conviene decir y qué no… y qué puede reportarnos mayores beneficios, tanto en lo que se refiere a ventas, como a notoriedad.

Es fundamental ser conscientes de las fortalezas y debilidades de nuestra empresa, de nuestros servicios y de nuestros productos al comunicar en redes sociales

2. ¿Qué están haciendo nuestros competidores?

¡Importante! La idea no es copiar a la competencia, sino ver por dónde se mueven de forma continua (puede sernos muy útil para tomar nota de buenas prácticas y evitar las malas), además de tener una idea más certera del funcionamiento que pueden registrar las acciones que queremos llevar a cabo.

No quiere decir que algo que a otros no les haya funcionado vaya a ser una catástrofe también para ti, o lo contrario. Pero si, por ejemplo, están llevando a cabo un concurso para conseguir una oferta 2×1 en sus productos, y ni Peter participa… igual podemos hacernos una idea de que no es la mejor idea para empezar.

3. ¿Cuáles son nuestros objetivos y a quién nos dirigimos?

Una vez que sepamos en qué punto se encuentra nuestro negocio y cuáles son las necesidades de comunicación que tenemos, podemos empezar a plantearnos unos objetivos primarios y a definir a quién queremos llegar con nuestras publicaciones.

Lo ilustramos con un ejemplo:

Tenemos un negocio de venta de materiales de oficina al por mayor, y queremos aumentar la cifra de pedidos registrados a través de nuestra página web. Tras haber analizado nuestra situación en el mercado, hemos comprobado que algunos de nuestros competidores están recurriendo a campañas de publicidad a través de sus perfiles en redes sociales.

Así, hemos determinado que vamos a desarrollar una estrategia de contenidos que nos permita:

  • aumentar el tráfico a nuestra página web
  • aumentar nuestras ventas online
  • generar contenido comercial para nuestros perfiles en redes sociales
  • aumentar nuestras comunidades.

Y para ello, hemos determinado que podemos dirigirnos a dos públicos objetivo clave:

  • Clientes actuales: que nos efectúan pedidos a través de otros canales que no son la web.
  • Clientes potenciales: pymes y grandes empresas con oficinas en nuestra zona de distribución.

Lo importante es que definas y entiendas que tus necesidades comunicativas no pueden ser las mismas que las de una empresa que lleva años dirigiendo pedidos a su web, o las de alguien que ni siquiera tiene presencia online. Tienes que saber quién eres, qué necesitas y sobre quién esperas impactar.

 4. ¿Con qué frecuencia publicamos, qué contenidos y en qué plataformas?

Una vez definidos (tanto como sea posible) los tres puntos anteriores, llega el momento de pensar el tipo de contenido que queremos compartir para llegar a nuestro público objetivo y que va a ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos. Y por supuesto, dependiendo del carácter del contenido y de la frecuencia, optaremos por abrir perfiles en unas redes sociales u otras.

No podemos olvidarnos de considerar la forma y la regularidad con la que vamos a publicar ni de emplear las plataformas más adecuadas a nuestros mensajes

Al definir qué contenido vamos a compartir, no podemos olvidarnos de considerar la forma y la regularidad con la que vamos a publicar. Si, por ejemplo, queremos optar por contenidos puramente corporativos, debemos plantearnos usar un tono serio en todas nuestras publicaciones. Un canal idóneo para aportar profesionalidad, seriedad e incluso mayor credibilidad es LinkedIn. Pero si lo que queremos es ser desenfadados y lanzarnos a lo puramente comercial, lo mejor es que el tono friendly invada todas nuestras publicaciones, y que lo hagamos de la mano de Twitter o Instagram.

Recuerda que el tipo de contenido que publicamos debe ir siempre acorde a la propia personalidad de la compañía: no pretendamos apropiarnos de un lenguaje juvenil y cercano si nuestra marca no es así.

Independientemente del tono que adoptes, piensa dos veces qué vas a publicar antes de darle al botón de compartir. ¡Huye de la falta de delicadez que han mostrado algunas empresas con anterioridad!

Por supuesto, no te olvides de definir la frecuencia diaria o semanal con la que vas a publicar. Ni de revisar las posibilidades que te ofrece cada red social.

5. ¡Atención a los imprevistos!

Tan importante como planificar con antelación qué contenidos vamos a publicar, lo es el mantener cierta flexibilidad en nuestros timeline, ¡porque los imprevistos ocurren! Y quien habla de imprevistos, no solo se refiere a crisis o incidencias que nos ocasionen auténticos quebraderos de cabeza, sino también se refiere a aquellas conversaciones ajenas a nuestra planificación que pueden hacer de nuestro contenido algo impropio o algo adaptable al momento.

Nuestra compañera Begoña González ya contaba hace unos meses cómo la realidad puede estropear la planificación del community manager. En cualquier caso, echarle un ojo a las tendencias con frecuencia puede ser de mucha ayuda.

6. Amplifica y mide tus resultados

La competencia es feroz en todos los ámbitos, y los medios sociales no son ajenos a ella. Apostar por campañas de publicidad en las distintas plataformas y potenciar acciones originales puede marcar una gran diferencia en la consecución de nuestros objetivos.

Medir siempre qué resultados obtenemos e incrementar aquellas best practices que más alegrías nos aporten, es algo obligado.

En redes sociales las posibilidades son infinitas y cambiantes, así que dedica tiempo a la parte de análisis y medición, y no te olvides de considerar las características (técnicas y sociales) de cada una de las plataformas. No tengas miedo a probar y experimentar para averiguar qué contenidos registran mejor rendimiento para tu marca y a trabajar sobre esos resultados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: